Una de las características que diferencian a las empresas cotizadas del resto es la separación existente entre los sujetos que toman las decisiones y los que aportamos los fondos al invertir en bolsa (inversores externos).

Cuando una empresa no está en bolsa es normal que los directivos sean los principales accionistas pero cuando entran en los mercados bursátiles existe un gran número de accionistas incapaces de controlar los actos de aquellos que toman las decisiones en la empresa.

Pulsa aquí para leer la noticia completa


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.