Las empresas desarrollan un doble papel en la sociedad, pues mientras funciona como un elemento privado también ejerce su influencia en el ámbito público. Esto significa que se poseen obligaciones ante sus empleados y ante su entorno de influencia.

Esto no es ajeno a las pequeñas empresas, pues como organización todos tenemos que atender a unos fundamentos éticos y sociales básicos.

Las Naciones Unidas crearon los diez principios del Pacto Mundial, para agrupar las obligaciones éticas y sociales de las empresas en materia de derechos humanos, medio ambiente, anticorrupción y estándares laborales, concretados en los siguientes puntos:

  • Las empresas deben apoyar y respetar la protección de los derechos humanos reconocidos universalmente, dentro de su ámbito de influencia y de sus capacidades
  • Las Empresas deben asegurarse de no ser cómplices de la vulneración de los derechos humanos
  • Deben apoyar la libertad de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva
  • Deben apoyar la eliminación de toda forma de trabajo forzado o realizado bajo coacción
  • Deben comprometerse y apoyar la erradicación del trabajo infantil
  • Deben acabar con la discriminación en el empleo y ocupación
  • Deben mantener un enfoque preventivo que favorezca el medio ambiente
  • Deben fomentar las iniciativas que mejoren la responsabilidad ambiental
  • Deben favorecer el desarrollo y la difusión de las tecnologías verdes
  • Deben trabajar en contra de la corrupción en todas sus formas, incluidas la extorsión y el soborno

Más allá del Pacto Mundial

Los puntos expuestos por Naciones Unidas se conforman como un pacto de mínimos, pero podríamos extenderlas mediante las buenas prácticas que deberían ejercitarse en una organización socialmente responsable.

No siempre hablamos de cuestiones sencillas de aplicar, pero sí de metas organizativas basadas en la ética y la responsabilidad social:

  • Se favorecerá la comunicación horizontal y vertical de los equipos de trabajo
  • En materia de seguridad laboral se trabajará desde la prevención
  • Se crearán soluciones que favorezcan la conciliación familiar
  • Se crearán sistemas de remuneración justa, estudiando la posibilidad de establecer incentivos a la productividad
  • Se fomentará la formación profesional
  • La delegación de tareas será efectiva, delegando la responsabilidad y dando autonomía a los encargados
  • Se conocerá y respetará todo lo concerniente al ordenamiento legal y derechos de los trabajadores
  • Se evitará la publicidad engañosa o que tienda a error, proporcionando el servicio o producto en condiciones óptimas
  • Se crearán ambientes de trabajo saludables
  • Se fomentará el intercambio de conocimientos
  • Se valorará el esfuerzo de los empleados, informándoles de sus metas y de lo de se espera de ellos
  • Nos aseguraremos de que nuestros proveedores cumplan la legalidad y los derechos humanos, así como buenas prácticas ambientales

Con todo esto pretendo plasmar que las empresas son órganos responsables y sujetos activos en muchas materias éticas y sociales, por lo que los empresarios deben ser conscientes de ello para mejorar su entorno, además de para lograr un ambiente laboral productivo.

En BBVA con tu empresa | Obligaciones del empresario en prevención de riesgos laborales, Derechos y deberes ante una huelga, Actuación de la empresa ante una convocatoria de huelga
Imagen | Nikcname


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.