Un buen jefe debe liderar y esto va más allá del orden y mando, pues se tiene que motivar sin perder de vista los objetivos organizacionales y el desarrollo personal de sus integrantes.

Por ello, existen algunas frases que no deberían decirse a la ligera, pues pueden tener repercusiones negativas en el entorno inmediato, empeorando el clima laboral y debilitando las fuerzas de cohesión y avance de los equipos.

No haces nada bien

Si un líder solo es capaz de valorar y manifestarse en torno a los errores ajenos, está desarrollando mal su función. Un líder debe motivar y potenciar las actitudes adecuadas, tratando de corregir los errores pero sin utilizarlos de forma exclusiva.

Frases como “lo haces todo mal” o “no haces nada bien”, son propias de momentos de frustración, pero lo que en principio es una manifestación puntual puede dejar bastante huella en la moral del trabajador pues estamos tachando todos sus comportamientos y logros previos, para subrayar su mediocridad.

Hacer las cosas bien es tu trabajo, no tengo por qué premiarte por ello” Hay que valorar al personal tanto en los buenos como en los malos momentos. Que hagan bien su trabajo es nuestra principal función y para lograrlo, debemos dejar claro que apreciamos los esfuerzos y que sabemos reconocerlo.

Déjalo, mejor lo hago yo

Delegar es más complicado de lo que parece, pero es necesario. Al hacerlo hay que delegar tanto funciones como responsabilidades y es necesario dar confianza a las personas que las asumen.

Hacer el trabajo delegado a terceros nos desautoriza como líderes y al mismo tiempo impide que el trabajador pueda desarrollarse adecuadamente, minando su autoestima e impidiendo que pueda ser consciente de la responsabilidad que supuestamente se le ha dado.

Hay muchas personas ahí fuera dispuestas a hacer tu trabajo

Decirle a un empleado que hay muchas personas esperando por ocupar su puesto es como decir: “Eres un desagradecido. No eres tan importante para nosotros, pero alguien tenía que hacer tu trabajo”. ¿Esto tiene alguna lectura positiva?

En una relación laboral ambas partes aportan algo la una a la otra. Esta frase sirve para callar bocas, pero no nos engañemos: las bocas no se callan, bajan la voz. Un empleado que no se siente valorado y cuyas opiniones son silenciadas, nunca será plenamente productivo, pues le estamos cargando con peso extra, consistente en ansiedad y depresión.

Un buen líder guía, piensa, se muerde la lengua, busca soluciones y consensos… un buen líder no rehuye del diálogo ni busca el silencio de sus colaboradores, simplemente debe tratar de obtener la información que necesita para tomar sus decisiones. Si no eres capaz de soportar una crítica, estás en el lugar equivocado.

No te pago para que pienses

Algo similar al caso anterior. Si no pagas para que los colaboradores piensen, entonces solo estás pagando por tener autómatas. Esto destruye a las empresas, formadas por personas y no por robots. Piensa que aunque sea una frase aislada, este tipo de manifestaciones dejan huella.

El capital humano no debe ser despreciado y si es a ti a quien pagan por pensar, piensa en otra forma de decir las cosas, porque así solo lograrás aislarte de la realidad.

Todos lo piensan

“No lo digo solo yo”, “Todos piensan lo mismo”, “Se dice por la oficina”, etc. Un buen líder no echa balones fuera ni abre una bolsa de basura para esparcirla por toda la empresa. Asume el peso de tus palabras y no conviertas un asunto en un problema de clima laboral, creando sospechosos, traidores y chivatos.

Por último, toma tus decisiones de forma meditada, no considerando los rumores como fuentes absolutas, sino armándote de evidencias y resultados. Como dice la canción “lo que digan los demás está de más”.

En BBVA con tu empresa | 21 fallos a evitar cuando un empleado ha cometido un error, Claves básicas para mejorar el clima laboral, El valor de un buen jefe, Liderazgo emocional y el directivo del futuro
Imagen | Soumyadeep Paul


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.