Cuando se realiza un proceso de selección, la empresa se orienta a buscar trabajadores con una cualificación suficiente para desempeñar las labores de un puesto determinado de forma exitosa. No obstante, en el camino puede olvidarse de algunas características que van más allá del currículum profesional y que puede ser determinantes a la hora de seleccionar a un nuevo empleado.

Estas características pueden empezar a descubrirse en las entrevistas de trabajo, pero pueden ser evidenciadas de forma más notable gracias a dinámicas de grupo. En definitiva, debemos considerar que la aptitud puede definir a un buen profesional, pero la actitud lo hará ser excepcional.

Pasión e ilusión

En algunos trabajos puede resultar difícil encontrar a profesionales apasionados con el puesto, pero siempre se pueden encontrar a personas ilusionadas y apasionadas por la posibilidad de demostrar su valía.

La predisposición por mostrarse como apto para el puesto es una característica a valorar muy positivamente cuando se tocan las teclas adecuadas, porque estamos ante un profesional positivo que quiere crecer, que quiere esforzarse y que aún conociendo sus posibles defectos, está dispuesto a formarse para desarrollar el trabajo.

Teniendo dos currículums similares la elección puede verse muy influenciada por la pasión, pero incluso ante un currículum algo mejor, la actitud puede decantar la balanza en un proceso de selección. Las empresas huyen de la apatía y el desinterés, pero se sienten contagiadas por el empuje y la ilusión de los nuevos empleados.

Adaptación

Un buen profesional sabe adaptarse a diferentes situaciones, afrontando los retos como oportunidades y no como amenazas. Tolerar el estrés, romper la zona de confort… un profesional que quiere crecer tendrá que saber adaptarse.

Un trabajador que se adapta adecuadamente a diferentes circunstancias sabrá gestionar situaciones complejas, pero también le proporcionará mayores posibilidades de ascenso, siendo algo de lo que puede beneficiarse la empresa gracias a su buen hacer.

Persistencia y resistencia

En ocasiones el trabajo sale adelante gracias a la constancia. De hecho, la persistencia es fundamental en la mayoría de trabajos y define una forma de ser orientada a cumplir objetivos.

Ahora bien, debemos diferenciar entre constancia y cabezonería, porque de nada sirve darse siempre contra el mismo muro. La persona que persiste, aprende del fracaso para aumentar sus probabilidades de éxito.

Resistir los golpes requiere flexibilidad, de modo que la energía no logre romper la voluntad del empleado, sino que se traduzca en un impulso con el que volver al ataque.

Inteligencia emocional

La gestión de las emociones es fundamental para superar los retos profesionales, así que los trabajadores que sean capaces de hacerlo serán un activo muy importante para la organización.

Dentro de este concepto podemos incluir la capacidad de auto-motivarse, la empatía, la paciencia, el liderazgo, la cooperación, etc. Además, el trabajo en equipo resulta más eficiente cuando contamos con este tipo de profesionales.

Capacidad de comunicación

Este punto es vital, ya que aunque un candidato cuente con todas las características anteriores, si no es capaz de lograr comunicarlas o expresarlas de algún modo, será muy complicado poder valorarle adecuadamente.

Por otro lado, la comunicación forma parte importantísima del desarrollo de todo empleo, ya sea de cara al público o internamente. Saber comprender, sintetizar y gestionar la información es el comienzo de una buena comunicación, pero la verbalización de la misma es fundamental para transmitir opiniones, órdenes y/o para buscar soluciones.

En BBVA con tu empresa | Cuando es mejor no elegir al candidato perfecto para un puesto de trabajo, Cuando la oferta de empleo no funciona: 3 errores cometidos por la empresa, Cómo saber si un candidato a un puesto vacante exagera sus capacidades en el currículum, Cuatro técnicas a aplicar en las entrevistas de trabajo
Imagen | Yahoo


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.