Libro árabe

Ibn Jaldún, también conocido como Abejaldún, nació en Túnez en el año 1332 y realizó importantes aportaciones económicas que cayeron en el olvido durante siglos. Consideró negativa la intervención de los estamentos públicos en las actividades económicas del pueblo y abogó por un sistema de libre competencia, algo impresionante para la época y que, siglos después, fue utilizado por el presidente americano Ronald Reagan para defender su política económica.

Su vida estuvo muy ligada a nuestro país, pues provenía de una familia noble que intervino en la ocupación de la península ibérica. Además, vivió largas temporadas en Sevilla y Granada. Fue asesor de los emires de Al-Andalus y Marruecos, pero tras dejar la política se refugió en los estudios históricos con los que lograría hacerse un hueco en ella.

El estudio de las civilizaciones

En sus escritos analizó la historia del Magreb, pero también la de los romanos, griegos, asirios y hebreos. Esta labor, recogida en su gran obra “Al-Muqaddimah”, le llevó a analizar los problemas económicos de las civilizaciones y su influencia sobre la vida de los pueblos, de lo cual extrajo interesantes conclusiones.

Pese a pertenecer a una época en la que la religión ejercía una gran influencia (pasó gran parte de su vida estudiando el Corán y otras disciplinas como la Filosofía), pareció no centrarse en ella para convertirse en uno de los primeros en analizar los conceptos de: precio, lujo, beneficio, formación de capital y población.

Desde un castillo en Argelia estudió el caso concreto de los nómadas, observando que en un principio eran lo suficientemente poderosos y valientes como para conquistar ciudades, pero una vez que se convertían en sedentarios perdían sus fuerzas y quedaban expuestos a las invasiones.

Esto le hizo pensar que las civilizaciones decaían por culpa de la acumulación de riquezas y el acomodamiento.

Los factores que afectan al precio

jaldunSus conclusiones sobre los problemas económicos de Al-Andalus fueron especialmente interesantes, pues trató de explicar las causas de la inflación de la zona, que la convirtió en una de las mas caras del imperio: la ocupación y la presión de los cristianos alejó a los musulmanes de las tierras más fértiles, lo cual obligó a los musulmanes a realizar fuertes inversiones para mejorar el rendimiento de sus plantaciones.

Esto produjo un gran gasto público que se financió con una subida impositiva. Según Abenjaldún, estos impuestos no siempre eran suficientes y se confiscaban propiedades, lo cual suponía la desintegración urbana y la pérdida de fuerzas ante las potencias extranjeras.

Desde su punto de vista, el sultán debería evitar la intervención sobre las actividades comerciales y agrícolas, permitiendo de esta manera un sistema de libre competencia.

Los precios en las ciudades eran más altos que en el campo por culpa de los impuestos, los costes de la labranza y los del transporte, siendo los primeros ajenos a la realidad del comercio. Además, en las ciudades pequeñas existía una carencia de alimentos básicos, lo cual producía una alta demanda que hacía que los comerciantes subieran precios por la baja oferta.

En general, consideró que los precios se veían influenciados por los aumentos de la demanda a causa del lujo , al aumento de las pretensiones de la mano de obra y a las personas que, viviendo en la abundancia, dejan de ser productivos.

Por tanto, estudió los precios como un conjunto de elementos que, unidos al devenir de las civilizaciones, le llevó a pensar que la presión impositiva resultaba un lastre para la supervivencia de las sociedades.

Las políticas de Reagan

En 1980, Ronald Reagan se presentó a la presidencia de Estados Unidos con un programa en el que incluyó la reducción de impuestos. Según sus palabras, los altos impuestos resultaban una barrera para los ciudadanos y reducirlos produciría un mayor bienestar y la mejora de ciertos ingresos fiscales.

Su plan se apoyó en las teorías de Arthur Laffer y ciertas autoridades, entras las que se citó a Ibn Jaldún, que en realidad fue el precursor de teorías como la “curva de Laffer”. Esta política, llevada a cabo por Reagan tras su victoria, fue muy criticada y posiblemente no obtuvo los resultados esperados, aunque esa es otra historia.

En realidad Ibn Jaldún no llegó tan lejos, sino que trató de explicar la relación entre los factores que afectaban a la economía de las civilizaciones pero desde un punto de vista histórico.

En los años ochenta, la Facultad de Ciencias Económicas y de Málaga potenció su memoria como precursor del pensamiento económico y hoy continúa siendo uno de los autores árabes más estudiados, junto a Ibn Rusd, en todo el mundo.

En Actibva | La peseta también lucho en la Guerra Civil, Cómo Franco pagó a Hitler con Wolframio, Historia de las tarjetas de crédito, Burbujas históricas: tulipanes y los mares del sur
Imagen | Bazstyle | Photography


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.