Ya sean los métodos de análisis, los factores económicos o los políticos, todo pasa por un filtro difícil de predecir: la mente del bolsista. Cuando comenzamos a invertir en bolsaestamos utilizando nuestro dinero para procurar sacar beneficio procurando el mínimo riesgo. Este hecho produce la famosa sensibilidad que impera en los mercados.

La introducción de este factor fundamental pero desestabilizador en el sistema produce un importante grado de imprevisibilidad que destruye cualquier posibilidad de disponer de herramientas totalmente fiables a la hora de adivinar la evolución del mercado. Los métodos existentes por tanto no tratan de predecir sino de analizar el presente.

Pulse aquí para leer el artículo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.