Estudiando los modelos de cambio podemos ver que existen algunos, como el patrón triple, que encontraremos con poca frecuencia al invertir en bolsa. Pese a esto, saber identificarlos o al menos conocerlos puede resultar interesante y ser un buen punto de partida para ver otros más comunes como el patrón doble.

En este caso hablamos de unas pequeñas variaciones del patrón de “cabeza y hombros”que resulta algo controvertida entre los chartistas más teóricos por lo complicado que puede resultar en ocasiones diferenciar al patrón triple del original.

Pulsa aquí para leer el artículo completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *