Los efectos económicos de los conflictos activos en el mundo árabe se extienden por las economías de todo el mundo en mayor o menos medida. Como consecuencia de la globalización podemos vernos afectados por los sucesos aparentemente no conectados con nosotros que acontecen en Libia y otros países de la zona.

La realidad es que nuestras inversiones y niveles de ahorro se ven supeditados a las desiciones internacionales tomadas al respecto de estas situaciones. Los hechos que estamos observando hoy en día marcará el futuro de muchas economías pero también el presente de nuestra vida diaria, inversiones y consumo particular pero ¿cómo?

Pulsa aquí para leer el artículo completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *