Las empresas son organizaciones humanas complejas en las que el liderazgo se configura más allá de los puestos de responsabilidad plasmados en el organigrama, debido a que la autoridad ejercida sobre los grupos nace desde diversas fuentes. Al menos existen tres liderazgos básicos que debemos saber gestionar.

Aunque los jefes o responsables sean designados por la empresa, los equipos de trabajo utilizan sus propias normas internas para conferir autoridad a otros miembros de los mismos y reconocerlos nos permitirá mejorar nuestra gestión interna. No debemos caer en el error de pensar que los únicos líderes son los jefes.

Liderazgo de puesto

La autoridad representa la influencia que puede ejercer una persona sobre los demás, llegando a interferir en su libertad de acción, es decir, representa una fuente de orden no siempre unida a un puesto de poder, pero influyente.

En el caso del liderazgo de puesto hablamos de una autoridad que ha sido conferida por la empresa, proporcionando un puesto destacado y herramientas para sancionar y/o premiar las conductas ajenas. La diferencia respecto a otros líderes es que maneja información privilegiada y posee enlaces privados con otros miembros destacados del organigrama.

Su misión radica en ejercer la autoridad para guiar los esfuerzos hacia las metas de la empresa, utilizando la información privilegiada para crear estrategias y las herramientas de sanción y premio para motivar, logrando un buen desempeño. Una autoridad conferida representa una gran responsabilidad y el mal uso de la misma puede ser fatal.

Liderazgo técnico

No siempre los mejores vendedores, por ejemplo, llegan a ser buenos jefes de ventas. Con esto entendemos que no todos los que son los mejores en su área terminan con puestos de autoridad conferida.

Aún así, los líderes técnicos ejercen su influencia sobre los demás trabajadores debido a la experiencia y a los conocimientos poseídos. Son personas que pueden ser de gran valor para apoyar decisiones de la empresa, pero también pueden complicar la incorporación de cambios.

Debido al respeto que los demás sienten por él podría ser un buen jefe o responsable, aunque puede ser incapaz de realizar una gestión estratégica para la cual son necesarios otros conocimientos. Puede ser ideal como jefe de equipo aunque no lo sea de área, pero en cualquier caso es bueno escuchar su criterio activamente antes de introducir cambios en las dinámicas de trabajo, pues el resto de empleados probablemente compartirán su punto de vista.

Liderazgo natural

El liderazgo también se dibuja sobre la superioridad moral y sobre ciertas características personales como la capacidad de comunicar e interactuar con los demás. Cuenta con un status diferenciado que le sitúa en una posición de influencia, tenga o no un liderazgo técnico.

Un líder natural al que la empresa le proporcione autoridad puede ejercer una influencia muy poderosa sobre el resto de empleados, aunque en ocasiones puede suponer perder una parte de su superioridad moral, al tener que hacer cumplir las ordenanzas superiores, esté o no de acuerdo con ellas.

Si estos líderes no son reconocidos, también pueden influir negativamente si actúan como seguidores del líder, dependiendo de su personalidad. En cualquier caso, no deben ser vistos como un riesgo sino como una oportunidad, ya que pueden ser de gran ayuda a la hora de lograr que un grupo acepte un cambio.

En BBVA con tu empresa | La comunicación asertiva en la empresa, Fundamentos para corregir conductas indeseadas, Cinco tácticas fundamentales para negociar
Imagen | Jlz


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.