La calidad laboral se define como el conjunto de factores que determinan el bienestar económico, psicológico y social de los empleados. Es por tanto una herramienta de motivación que define la cultura organizacional sobre la que se construirán los resultados económicos de la empresa.

Los agentes que intervienen en la calidad del empleo son tanto la dirección empresarial, como los sindicatos y las instituciones oficiales del estado. Por tanto, una buena relación entre ellos y un marco económico favorable es muy positivo para lograr mayores cuotas de satisfacción y motivación.

En esta época de crisis los ajustes estatales pueden entorpecer la calidad del empleo a nivel general (pérdida de poder adquisitivo, presión impositiva, etc…), pero existen diversas dimensiones objetivas y subjetivas que interfieren de forma notable en cada empresa y puesto en particular.

Así, la formación proporcionada en el puesto de trabajo, los horarios, la conciliación familiar, el sistema retributivo, las oportunidades de promoción, la variedad de tareas en el puesto, la calidad en la supervisión del trabajo y el clima laboral, son aspectos a tener muy en cuenta para aumentar el bienestar de los trabajadores y potenciar su rendimiento.

Normalmente un empleado compara su remuneración con la de otros puestos similares en la misma empresa o en organizaciones similares, por lo que un concepto como el salario debe estudiarse respecto al valor de mercado, pero sobretodo debe respetar las escalas establecidas en la empresa. En otras palabras, cada categoría profesional debe poseer un salario acorde a las funciones realizadas.

Es importante destacar que el bienestar social de un trabajador se basa en el tamaño de la empresa a la que pertenece, a su posición en el sector y a su reconocimiento social. Por tanto, una pyme puede tener complicado retener (o fidelizar) talento si no se preocupa por afianzar su posición en el mercado y su crecimiento.

Para asegurar la calidad laboral debemos esforzarnos por mantener buenas relaciones con los agentes internos y externos (empleados, colaboradores y entidades u organizaciones ajenas), por contar con una buena política de Recursos Humanos que valore el rendimiento y luche contra la discriminación, y ante todo, por lograr crear una organización competitiva que proporcione oportunidades de crecimiento a los trabajadores.

En BBVA con tu empresa | Tres fórmulas para elaborar un plan de promoción interna, Tener contentos a los trabajadores mejora su productividad, Seis causas básicas de insatisfacción laboral
Imagen | Michelhrv


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.