Con el objetivo de potenciar la compaginación entre la formación y el empleo, el 8 de noviembre de 2012 se aprobó el Real Decreto 1529/2012, en el que se desarrolla el contrato para la formación y el aprendizaje que vamos a analizar, estableciendo los pilares de la formación profesional dual.

Claves legales del contrato

Para empezar, tenemos que considerar que el contrato para la formación y el aprendizaje solo puede concretarse en los casos en el que el trabajador tenga entre 16 y 25 años, aunque de forma temporal se podrá aplicar a menores de 30 hasta que la tasa de paro baje del 15%.

Ahora bien, en el caso de tratarse de personas con discapacidad o de colectivos en situación de exclusión social que sean contratados por empresas de inserción, no existirá limitación de edad.

En cualquier caso, los empleados bajo esta fórmula deben carecer de cualificación profesional reconocida por el sistema de FP para el empleo o cualquier otra titulación que le permita beneficiarse de un contrato de prácticas.

Respecto a la jornada de trabajo, no puede formalizarse como contrato a tiempo parcial, existiendo una progresión que deberá respetarse para ir introduciendo al empleado en el trabajo. De esta manera, durante el primer año no podrá trabajar más del 75% de la jornada laboral máxima o de la establecida por convenio para el puesto y el segundo y tercer año tendrá un límite del 85%.

La progresión se detiene a esta altura porque este contrato nunca podrá tener una duración mayor de tres ejercicios. Respecto a la duración mínima se establece un año, aunque se puede rebajar hasta seis meses mediante convenios colectivos.

Respecto a la Seguridad Social del trabajador contratado bajo esta fórmula, se le protegerá de toda contingencia y se le garantizan las prestaciones tanto de desempleo como de acceso al Fondo de Garantía Salarial.

Además, las empresas podrán bonificar el coste de la formación, que forma parte inseparable de este contrato, en las cotizaciones empresariales.

Una vez pasado el periodo máximo, y si no ha existido una denuncia expresa, el contrato se entenderá prorrogado como un contrato indefinido con las características ordinarias.

Respecto al sueldo del contrato para la formación y el aprendizaje, no podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional en relación a las horas trabajadas de forma efectiva, pero podrá ser establecido por convenio colectivo. Estos trabajadores no podrán realizar horas extras salvo en casos excepcionales y los desplazamientos hasta el puesto de trabajo tendrán la consideración de tiempo de trabajo no remunerado.

Se podrá establecer la extinción del contrato por las causas habituales recogidas en el artículo 49 del Estatuto de los Trabajadores, debiendo denunciarse al menos con un plazo superior a los 15 días previos a la finalización del contrato.

Claves formativas

El contrato para la formación y el aprendizaje descansa sobre la realización de trabajos relacionados con un título de formación profesional (grado medio o superior) o con un certificado de profesionalidad. Así que la empresa debe asegurarse de poder proporcionar experiencia en dichas materias.

El Servicio Público de Empleo deberá aprobar esta actividad antes de su inicio, teniendo un mes para expresarse al respecto, pues en caso contrario se entenderá como aprobado por silencio administrativo.

Por otro lado se les facilitará el acceso a la formación profesional para el empleo, que podrá ser impartida mediante teleformación, de forma presencial, o mixta, así como a la realizada en el ámbito educativo, que podrá ser de forma presencial o a distancia.

Esta formación se mantendrá durante el tiempo necesario para obtener la titulación profesional, especificándose en el contrato mediante un acuerdo anexo que versará sobre la actividad formativa a desarrollar, debiéndose tutelar la misma ya sea mediante acciones del empresario como de una persona designada, siempre que cuenten con los conocimientos necesarios para ejercer estas tutorías.

La formación será impartida por y en un centro autorizado, aunque en algunos casos podrá realizarse en la propia empresa si se cuenta con profesionales preparados y se dispone de las instalaciones adecuadas, necesitando ser un centro autorizado para ofrecer estos ciclos formativos.

En BBVA con tu empresa | ¿Qué permisos retribuidos por formación existen?, Conoce el nuevo contrato de Formación y Aprendizaje, ¿Qué contrato es el apropiado para sustituir a empleados de vacaciones?
Imagen | CollegeDegrees360


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.