La disociación es un procedimiento mediante el cual se evita que ciertos datos documentados por la empresa, puedan ser relacionados con los sujetos a los que pertenecen.

Debido a la actualidad se relaciona todo esto con casos de corrupción en los que se ocultan ciertos nombres con siglas, pero realmente es algo contemplado por la LOPD, por lo que si se realiza correctamente podría ser algo totalmente legal y útil.

La primera mención que se realiza sobre este procedimiento en la Ley Orgánica 15/1999, la encontramos en el artículo 3, letra f. Aquí se nos da una definición sobre el mismo, dejándonos una de las claves: que la disociación debe ser efectiva y no reversible:

“Procedimiento de disociación: todo tratamiento de datos personales de modo que la información que se obtenga no pueda asociarse a persona identificada o identificable.” Artículo 3.f de la LOPD

En definitiva, la utilización de siglas no sería suficiente para que se considere que la disociación cumple con la LOPD, ya que en cuanto se conocieran los nombres y apellidos de los empleados, se facilitaría el reconocimiento de los sujetos afectados.

Esto nos lleva a otro tipo de casos. Por ejemplo, no es correcto publicar un dato supuestamente disociado si al mismo tiempo añadimos otros datos como el cargo, que nos lleven a conocer el nombre del afectado.

El proceso se explica un poco más en el artículo 11 referente a la comunicación de datos, ya que los puntos contenidos en este apartado no se aplican si se ha aplicado previamente un proceso de disociación.

“Si la comunicación se efectúa previo procedimiento de disociación, no será aplicable lo establecido en los apartados anteriores.” Artículo 11.6 de la LOPD

Es decir, el punto 6 del artículo 11 nos permite comunicar datos personales a terceros sin el permiso expreso de los afectados siempre y cuando no sea reconocible ni se pueda identificar a qué sujetos pertenecen.

Esto es especialmente práctico en el tratamiento, cesión o publicación de datos estadísticos, pero siempre actuando con mucha cautela y respeto, ya que si la disociación es reversible, podría suponer un problema legal en el caso de que el empleado afectado decidiera emprender acciones legales.

En BBVA con tu empresa | La importancia de la cláusula de consentimiento en la publicación de datos personales, Políticas de seguridad para evitar las fugas de datos en las empresas, Obligaciones básicas que impone la LOPD a las empresas, Cómo se clasifican los datos personales según la LOPD, Claves para proteger los datos confidenciales ante la marcha de un empleado
Imagen | SashaW

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.