Los costes derivados de una alta rotación de personal son algunos de los efectos de una política de recursos humanos deficiente, y quizás una de las primeras alertas que pueda notar un empresario sobre que las cosas no se están haciendo de la forma más adecuada. ¿Cómo abaratar estos gastos?

Existen ratios con los que calcular la evolución de la rotación (contando bajas voluntarias, despidos, jubilaciones y otras contingencias), pero el gasto que supone es algo que nos encontrará a nosotros si muchos empleados están abandonando la empresa tras cortos periodos de tiempo.

Este hecho nos obliga a afrontar mayores costes de formación y selección, además de a observar un rendimiento individual que suele ser inferior durante los primeros meses de desempeño. Para luchar contra estos problemas debemos actuar en los dos frentes que se abren ante nosotros: reducir el gasto y fidelizar el talento.

El coste se puede afrontar distribuyendo mejor el conocimiento entre los empleados y reduciendo la dependencia que pueda tener la empresa sobre ciertos individuos clave, de modo que utilizando la tecnología y la organización podríamos lograr crear una base de conocimiento común.

Con un mayor acceso a la “inteligencia corporativa” y mejores condiciones para fomentar el intercambio de conocimientos, cualquier persona podría realizar el puesto con ciertas garantías en un pequeño espacio de tiempo.

Con ello se rebajarían las necesidades de formación y se reduciría el impacto de las pérdidas individuales, aplicándose con mayor facilidad en puestos de baja cualificación o de tipo operativo, que por otro lado suelen ser los que presentan mayores índices de rotación.

Por último y mas importante, debemos tratar de fidelizar el talento para reducir el índice de rotación y para permitir un buen desarrollo del conocimiento dentro de la empresa. Para ello es muy útil crear sistemas de incentivos, pero también revisar los procesos de selección de trabajadores.

Un buen análisis de puestos y la creación de perfiles profesionales por puesto nos permitirán mejorar la selección, afinar la formación y crear un sistema de incentivos eficiente. Por otro lado, premiar el esfuerzo, crear políticas de conciliación familiar, estudiar la posibilidad de crear planes de promoción y reconocer el trabajo bien hecho, pueden ser armas muy potentes a la hora de retener a las personas de valor.

En BBVA con tu empresa | Cómo calcular el ratio de rotación de personal de tu empresa, ¿En qué consisten las políticas de formación?, Cinco pasos básicos para planificar plantillas, El Sistema de Información de Personal como aliado en los procesos de selección
Imagen | Filter Forge


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.