Los trastornos musculoesqueléticos (TME) son bastante habituales en el mundo profesional, tanto en aquellos puestos en los que se deben manipular grandes cargas, como en los que se realizan movimientos repetitivos, pero también en los más sedentarios.

Por tanto, un gran número de trabajadores pueden ver afectada su salud por estos problemas que afectan a las partes blandas de nuestro aparato locomotor, como los nervios, los músculos, los tendones, los ligamentos y otras partes próximas a las articulaciones. Detectar y prevenir estos riesgos es fundamental para garantizar la salud de la plantilla y reducir el absentismo.

Reduciendo los riesgos de TME

Cada puesto de trabajo debe ser diseñado para cumplir con los requisitos biomecánicos más adecuados, por lo que es importante contar con el asesoramiento de un Servicio de Prevención, que pueda recabar y procesas la información relativa a ellos. Recordemos que el empresario está obligado a eliminar los riesgos laborales o minimizar al máximo su impacto sobre los empleados, si no es posible lo primero.

Aún con todo, el empresario cuenta con dos vías de información directa para detectar la existencia de riesgos de TME, comenzando por la opinión de los propios empleados:

  • Los trabajadores como fuente de información: habla con los trabajadores respecto a su salud. No todas las molestias se llevan al médico, pero pueden indicarnos que alto va mal. Realiza encuestas anónimas si consideras que no te estás obteniendo toda la información de forma fluida. Seria importante localizar la zona exacta en la que sienten molestias durante la realización de su trabajo, pues es información que podrá compartirse con el Servicio de Prevención para adecuar los puestos.
  • El propio puesto de trabajo: Analizando el puesto (instalaciones, herramientas, utensilios, sillas, pantallas, equipo, etc) y las actividades desempeñadas en el mismo, puede ser fácil encontrar algunos riesgos de estrés biomecánico que se pueden minimizar.
  • Lo más importante es tomar consciencia sobre la importancia de detectar y prevenir los riesgos de trastornos musculoesqueléticos, para evitar que sus efectos interfieran en el rendimiento de la plantilla, los accidentes laborales y el absentismo. Para ello, lo mejor es acudir a expertos en la materia, realizar análisis periódicos y escuchar lo que tienen que decirnos los trabajadores.

    En BBVA con tu empresa | Formando en prevención de riesgos laborales a los nuevos trabajadores, Prevención de riesgos laborales: ¿quiénes son los responsables?, ¿Qué es y por qué es tan importante la salud laboral?
    Imagen | Mārtiņš Bruņenieks


    Germán Udiz

    Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.