La alineación de los trabajadores con los objetivos organizacionales solo puede conseguirse con el compromiso del empresario y de todos sus mandos, además de por aplicar una buena política de selección, que aumente las probabilidades de contar con una plantilla adaptada a la filosofía de trabajo de la empresa.

Durante mucho tiempo se ha llamado a esto “estrategias para retener el talento”, pero la verdad es que igual que no podemos obligar a un cliente a comprarnos, conceptualmente no podemos realizar políticas de retención, sino de fidelización. No quiero un trabajador retenido simplemente por un buen salario, sino uno que esté realmente comprometido.

Filosofía de trabajo

Un empleado es una pieza fundamental de toda organización y así debe ser tratado, ya sea un jefe de área, como un operario de base. Debemos asegurarnos de que reciba un tratamiento proporcional y justo respecto a su esfuerzo y a sus resultados, pero es importante que no nos desentendamos de ningún puesto pensando que es irrelevante.

El bajo desempeño es un problema que hay que atajar sea cual sea el puesto, por lo que es vital que planteemos mecanismos de seguimiento y control, que permitan que tengamos una radiografía realista de cada trabajador. Sin buenos métodos de “diagnóstico” no habrá buen “tratamiento” y mucho menos un trato justo. Además, hay más principios que deberíamos considerar:

  • Todas las funciones deben estar bien delimitadas y asignadas
  • Los trabajadores deben estar dotados de las herramientas suficientes como para poder actuar con cierta independencia
  • Tenemos que delegar tareas y responsabilidades
  • Cada trabajador solo debería estar sometido a las directrices de un único mando
  • Los trabajadores necesitan saber lo que se espera de ellos
  • Los trabajadores no deben estar aislados del resto de áreas
  • Deberíamos procurar un buen ambiente de trabajo
  • La comunicación debe fluir tanto en dirección vertical (ascendente y descendente) como horizontal (entre compañeros)
  • La autoestima del trabajador es tan importante para él, como para la empresa
  • No ignores los conflictos laborales
  • Aplicar políticas de conciliación tiene efectos positivos sobre la motivación

En definitiva, en la empresa debe respirarse una filosofía clara más allá de las palabras: Somos un órgano. Somos más que la suma de nuestras partes. Somos uno. Vamos juntos.

Selección y formación

La selección de nuevos trabajadores debe ser realizada por personal que conozca la filosofía de trabajo de la empresa y que sepa localizar no solo a los perfiles más aptos, sino a los candidatos con una mejor actitud, mejores habilidades sociales (comunicación, comprensión, empatía, ect.) y que puedan adaptarse a las necesidades del día a día (nivel de estrés, organización, implicación…).

Desde el minuto cero deberíamos realizar un seguimiento de los nuevos trabajadores, escuchándoles y buscando su buena adaptación al entorno de trabajo.

Reuniones semanales al principio antes de pasar a las mensuales, designación de tutor, formación, objetivos para los primeros meses, presentación a los compañeros, explicación de organigrama y paso por diferentes áreas para que comprenda el flujo de trabajo, entrega de manual de normas y demás.

No debe sentirse solo, sino que la empresa está con él para que juntos puedan seguir creciendo. Se nos debe notar interesados y el entorno de trabajo debe reflejar una energía positiva, que fomente la cohesión y el avance.

La formación no se debe centrar exclusivamente en la preparación técnica y práctica, ya que para la fidelización es importante que se forme en valores. Esto no se realiza mediante unas horas de charla, sino con el ejemplo, el clima laboral y las prácticas reales de la organización. Preocúpate por el trabajador y él se preocupará por ti. Sitúa el foco en los objetivos y alinea estos con los intereses de la empresa.

Remuneración justa

¿Qué es una remuneración justa? Podemos decir que es aquella que está en consonancia a la media del sector y que proporciona la posibilidad de aumentar los ingresos en base a la superación de objetivos. Si trabajando más, el empleado puede ganar más ¿qué harías tú? ¿y si no solo se pide que se trabaje más sino que se trabaje mejor?

La justicia también se mide en base a cómo se juzga un mismo hecho, cuando lo realizan diferentes personas. Es decir, no es de recibo que un trabajador que lleva adelante la mayor parte de la carga de trabajo gane lo mismo que aquel que se cruza de brazos. Para eso están los incentivos individuales y los de equipo.

Si premiamos el rendimiento sin basarnos en fundamentos objetivos, seremos injustos y los trabajadores se sentirán mal tratados, extendiendo la desidia y el malestar incluso aunque no podamos percibirlo.

Respecto a la justicia, también se analiza la remuneración en términos absolutos. Si una empresa se está lucrando de forma extraordinaria (o eso piensan), pero los empleados continúan con salarios en la media del sector, pueden pensar que valga la pena trabajar en ella por “estatus” o posibilidades de futuro, pero también pueden pensar que no es justo.

Algunas pequeñas empresas se han comenzado a alinear con sus empleados de una forma bastante sincera, siguiendo la filosofía de muchas compañías japonesas. Esto consiste en explicar las cuentas de resultados a los empleados, para que puedan ser consciente la importancia de los gastos, los beneficios totales, de donde se viene y a dónde se va.

La transparencia aumenta la sensación de justicia, pero también nos obliga a ser justos. Este es uno de los pilares de la fidelización: justicia, reconocimiento, ambiente, conciliación, independencia y respeto.

En BBVA con tu empresa | Tres trucos para fidelizar a tus clientes, ¿Los pequeños negocios nos hemos olvidado de la fidelización?, ¿Los pequeños negocios nos hemos olvidado de la fidelización?, Controla los conflictos laborales conociendo sus detonantes, Cuatro alternativas para motivar a tu plantilla
Imagen | 드림포유


Germán Udiz

Grudiz (Germán Udiz) es divulgador, analista y máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration. Actualmente Administrador de Visión Veterinaria. Autor de "La historia de nuestra EGOnomía", "Manual de Dirección Comercial y Marketing" y "Aprendiendo bolsa desde cero"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.