Las rebajas no están produciendo los resultados esperados en el comienzo de este verano, tal y como expresan organizaciones como la COCEM (Confederación de Comercio especializado de la Comunidad de Madrid), FEDECO (Federación de Comercio de Tenerife) o la FGC (Federación gallega de Comercio).

Los primeros datos hablan de una caída de entre el 20 y el 40% en el número de compradores respecto a 2011, según la comunidad que estudiemos, pese a que algunos negocios han comenzado con agresivos descuentos de hasta el 70%.

El pequeño comercio parece no ser capaz de combatir las ofertas de las grandes cadenas al verse comprometidos por unos márgenes comerciales demasiado ajustados. Con la subida del IVA y el incremento de las retenciones, se dibuja un futuro aún más oscuro para las pymes y los autónomos.

Por otro lado, la crisis ha llevado a muchos comercios a desglosar múltiples ofertas a lo largo de año, por lo que podrían estar moderándose las cifras estacionales, algo que incluso podrá ser más notorio tras las modificaciones aprobadas en el Real Decreto Ley 20/2012 del 13 de julio, que además de liberalizar los horarios comerciales, des-regulariza a las rebajas en sí mismas.

Esto se ha llevado a cabo modificando la Ley 7/1996, de 15 de enero en algunos puntos relativos tanto al periodo como a la duración y la convivencia de las rebajas con otras ofertas:

  • El empresario podrá elegir el periodo en el que realizar las rebajas según estime conveniente.
  • La duración de las mismas no estará regulado y dependerá de la decisión empresarial
  • Ya no será necesario que los productos rebajados hubiesen estado a la venta un mes antes, sino que estuvieran presentes en la “oferta habitual de ventas”
  • Se podrán ofertar productos rebajados junto a otro tipo de descuentos (exceptuando los periodos de liquidación), siempre y cuando se respete la correcta separación entre ellas y que se respeten los deberes de información.
  • No existirán topes máximos ni mínimos para las rebajas

Con estas medidas se aumenta la competitividad y se puede des-estacionalizar el consumo, aunque al mismo tiempo pone en grandes apuros a muchos pequeños comercios que no pueden luchar contra la agresividad de precios de las franquicias.

Lo que parece claro es que las rebajas no volverán a ser lo que eran y que las ventas pueden seguir concentrándose en las grandes cadenas, dejando a los pequeños comerciantes en una situación poco favorable.

En BBVA con tu empresa | Cinco pasos para crear una estrategia de marketing experiencial, ¿Cómo funciona el ciclo de vida de un producto?
Imagen | Zoetnet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.